Archivo de la categoría: Microrrelatos

Sueños- La tienda

-Perdón, ¿tiene usted una talla menor? Es que me quedan grandes.
-No sé, voy a mirar. No, para adultos esa es la más pequeña; pero puede probarse la talla grande en sueños de niño, quizás le valgan y tienen mejor género.

Soren

Anuncios

Olmo-Nostalgia

Volver a verla, después de 20 años. Pasear, mirar nuestro olmo cómplice; y allí arriba, donde grabé sus iniciales, el tiempo había construido un hueco, donde asomaba la hojarasca de un triste nido abandonado.

Soren

Futuro

A veces pensaba quien viviría su futuro, el que no consumirá. Quien vería sus amaneceres. Quien olería sus flores.
Oyó cerca el pitido del tren. Se acerco a las vías. Echo a volar mientras decía “a la mierda la quimio”.

Soren

Separados

El tren llegó silencioso, flotando en el aire. Las puertas se apartaron; entró con dificultad -ya son 67-. Ocupó el asiento 12.

Al fondo, agarrada a los traqueteos la vio. Aún se le aceleraba el corazón.

Se aproximó su estación. El vagón los derramó en el andén y sus manos se encontraron:

– ¿Que tal hoy, amor?

–  Muy bien, como siempre, lo he vuelto a sentir cuando me mirabas.

No podían olvidar la tormenta en el corazón de aquel lejano día, cuando se conocieron; hace tanto. Y para nunca olvidarlo se condenaron a viajar siempre separados.

Soren

 

Aprendizaje del inglés, del otro mundo

Su mayor anhelo desde niño, fue aprender inglés. Cuando ya lo hablaba con confianza, quiso profundizar aún más. Pensar en ingles era la mejor forma de comunicarse con los británicos y con todos los angloparlantes.

Pero después de varios meses inmerso en ese ingrato idioma; un atardecer no recordó como se decia en español “when the night comes” y tampoco recordaba “How say when leaves fall on the ground”.

Se dio cuenta de que “take” “get” y “go on” y otros secuaces similares se habían comido a “anochecida” y a “hojarasca” y a otras muy largas palabras. Su mundo había perdido todas esas esquinas que le hacen sorprendente e interesante. sintió que vivía en un mundo distinto en el cual se habian perdido brillos y olores. Se miró in the mirror and he supo he  don´t era the mismo….. y no lo sería jamas.

Soren

 

Tristes peritos

Tenía la sensación, hacía ya varias semanas, de que las cosas le sobrepasaban por encima de su cabeza, como cuando vueltos hacia la orilla, una ola nos golpea y empuja hacia la playa, así, de pronto, empujándote sin respeto, a vivir una situación nueva, una actividad distinta.

Tenía la sensación, hace ya varias semanas, de que el frasco de la luz se había derramado, y se extendía a lo largo de todo el día, llegando a los albores primigenios de la mañana y hasta los últimos confines del crepúsculo. El frasco en el suelo seguía dejando escapar la claridad entre medias de sus trozos rotos.

Últimamente su cuerpo se alteraba: su nariz se enrojecía y sus pulmones daban silbos dodecafónicos cuando se acostaba. Se sentía alterado distinto, expectante.

A todo ese alguarín de sensaciones el taciturno doctor lo llamó “astenia primaveral de tipo alérgico” y lo que es peor ” se te pasará en unos días”. Tristes peritos en primaveras los doctores iletrados.

 

Soren

(ya estoy de vuelta)

Imposibilidad gráfica

Le había costado mucho planificar el poema postrero de su último libro. Había pensado mucho sobre la rima, los sonidos y las sensaciones asociadas al significado. Había estructurado bien sus partes, sus versos y hemistiquios. Todo era perfecto pero llevaba ya varias semanas sin poderle terminar.

La razon era su edad, ya tenía mas de setenta años, quizás fuera su último poema. La última palabra debía encajar con la rima de “haz” y debía contener tres letras  y una silaba…….pero incomprensiblemente hacia tiempo que esa palabra había desaparecido; cuando la “p” se combinaba con la “a” y la “z” del procesador emergía un mensaje : “syntax error. palabra en desuso”.

Fue incapoz de juntar esas tres letras.

Soren

 

(Dedicado a los cristianos de Siria)