Separados

El tren llegó silencioso, flotando en el aire. Las puertas se apartaron; entró con dificultad -ya son 67-. Ocupó el asiento 12.

Al fondo, agarrada a los traqueteos la vio. Aún se le aceleraba el corazón.

Se aproximó su estación. El vagón los derramó en el andén y sus manos se encontraron:

– ¿Que tal hoy, amor?

–  Muy bien, como siempre, lo he vuelto a sentir cuando me mirabas.

No podían olvidar la tormenta en el corazón de aquel lejano día, cuando se conocieron; hace tanto. Y para nunca olvidarlo se condenaron a viajar siempre separados.

Soren

(Microrrelato ganador del premio “Mayor indiferencia del jurado” en el concurso de Cercanias de Renfe.)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s