Lo que se acaba

Quizás mañana. Mañana seguro que sí.-volvía a su casa pensando-.

Hacía cuatro meses que peregrinaba todos los días laborables desde su casa. Sin falta a las ocho menos cuarto. Desde detrás de un sucio cristal, un macilento y rancio papel mugroso le respondía “Cerrado por quiebra”.

Él se volvía de nuevo al parque repitiendo como un mantra: mañana, mañana, seguro que abren mañana. Es imposible, estos treinta años no han sido un sueño.

 

Soren

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s