Sanatoño

Sus ojos se quedaron siguiendo la hoja de morera que se despeñaba desde lo más hondo del otoño.

-hace frío, -pensó- . Han dado lluvias para el martes. Tengo que cambiar los armarios. Y el viernes peluquería.

Secularmente el otoño se le hacía difícil, eterno. Y cuanto mayor, mas cuesta arriba. Este año se había empeñado en llevarlo mejor, estar más alegre, hablar más con los compañeros de habitación. Y decirle al enfermero que no me duelen los pinchazos y que las descargas son solo cosquillas.

El martes tengo peluquería y el viernes llueve en los armarios…..

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s