Archivo mensual: julio 2012

El castigo

ImagenMientras levantaba la faldilla de la colcha se agachaba para mirar debajo de la cama. Esgrimía una zapatilla en la mano derecha, diciendo -¡salid de ahí, venga. Sé que estais ahí, no os va a servir de nada esconderos…-

En el silencio subsiguiente solo se oían dos profundas respiraciones temerosas.

– Mirad, que si no salis, va a ser peor..gritó

Despues de varios minutos de espera se oyó una voz desde debajo de la cama..

– Hijo, fue tu madre, la que se le ocurrió darte estudios universitarios…yo no tuve nada que ver.

– ..no, de eso nada, fue idea de los dos….- contestó la madre.

Soren

Anuncios

uffff.

El mundo de las preguntas

Le quitó el capuchon y el tapon al boligrafo. Lo sacudió con fuerza. Sopló por la punta y se manchó los labios. Lo estrujó por el centro, pero el maldito aparato no escupió todas las palabras que tenía dentro.

Soren

Ver la entrada original

El vagón

De J.NadalesSonaba Coldplay…y miré a la chica del asiento de al lado mientras frenaba el vagón, empujando suavemente a todos, al unísono. Intenté adivinar donde trabajaba, por su vestimenta y por las arrugas de sus manos. Leí disimulando el titulo del libro que se refugiaba cerrado en las manos morenas, “El tiempo mientras tanto” de “Alguien oaga” -la mano tapaba el nombre y el principio del apellido del autor o autora. El pelo crespo, enredado, negro y reluciente.

Una princesa de Dahomey, seducida por un explorador y transplantada a San Blas. La hija de un chamán hopi, que habia sido trasladada despues de la tala de su poblado al Vallecas mas profundo. Mi imaginacion hacia de las suyas, como todos los dias.

Justo cuando se abrieron las puertas,

-Que coño miras, pervertido. me dijo. y abandonó el vagón a toda prisa.

Yo me quede avergonzado y mirando a la oscuridad del tunel que da justo enfrente de mi solitaria vida, que camina por un tunel cada vez mas estrecho, que desemboca cada noche en el silencio de una almohada solitaria que no me deja dormir.

Soren

Fucionarios

Despues de tres dias perdido en el desierto. A punto de llegar a su destino, reptando por la arena, vio impotente, como dos funcionarios desplazaban el horizonte cincuenta kilometros mas lejos.

Soren

Boligrafo tozudo

Le quitó el capuchon y el tapon al boligrafo. Lo sacudió con fuerza. Sopló por la punta y se manchó los labios. Lo estrujó por el centro, pero el maldito aparato no escupió todas las palabras que tenía dentro.

Soren

La Ranura

La echaba de menos. Lo sentía. Le costó escribir la carta de perdón. Deambuló por toda la ciudad, pero no encontró ningún buzón que tuviera ranura.

Soren

Dad lo vuestro

Hola , me gustaria que me dijerais vuestras impresiones en los comentarios.

Os lo agradezco mucho.

Soren