Estupido

Desde la cumbre de este 8000 todo cambia de perspectiva. Los sufrimientos, el frio, los desengaños de ella, el paro. Todas esas cosas se tornan pequeñas, insignificantes.
“Eres un estúpido”, le decía ella. Pero nunca tanto como cuando después de coronar, en un arrebato incontrolable arrojó al abismo las cuerdas, el piolet, el móvil, su vida…
– Hace frio aquí, al anochecer –se dijo-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s