La vida feliz

Imagen

Amanecía. El enorme ventanal tragaba un chorro de luz que derramaba en la habitación. Cerrò los ojos y pensò lo feliz que era: joven, guapo.una mujer maravillosa, dos hijos encantadores.un buen trabajo. Algunos ahorros y unas inmensas ganas de reír y gritar, cantar por todos los pasillos del hospital, que se oiga hasta en oncología, donde tenía quimio dentro de media hora. La vida es maravillosa.

Anuncios

Una respuesta a “La vida feliz

  1. – Entre el dolor y la nada, escojo el dolor- dijo William y dió una larga calada al cigarrillo que sostenía en la mano del brazo que apoyaba en el respaldo del sillón del club.
    Ernest, sentado en un sillón similar, al otro lado de la mesita baja, apuró un trago de bourbon y musitó -yo habría escogido la nada- y su otra mano acarició las cachas del revólver que llevaba en la americana.
    – Ya lo dicen en la Facultad de periodismo- exclamó Truman con la vista perdida- no dejes que la verdad te arruine un buen reportaje.

    ARRIBA ESOS ANIMOS, SEÑORES

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s