El esofago de la sabana

“La noche es un enorme esófago”, me solías decir cuando movía el café después de la cena, zambullidos en la oscuridad la sabana. En África la luna brilla de otra forma. El ruido del silencio atronador. Apartados de todo, sumergidos en la negrura de la noche.

Siempre fuiste un alma inquieta, aventurera. Fue una de las cosas que me enamoró de ti.

Ahora estoy repitiendo sola, aquella cena. La misma hora, el mismo día. También hoy los mosquitos enredan la lámpara eléctrica. Tan solo me faltas tú y tus caricias para que esta noche sea igual de perfecta. ¡Malhaya, aquel león asesino!

 

Soren

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s