La Consulta

Llegaba tarde a la consulta. El trafico. Además el tiempo hacia de las suyas, lloviznas intermitentes.

Subió por la escalera hasta la ultima planta. Los tres últimos pisos pesaban en las piernas.

Al doblar el recodo del pasillo pudo ver la sala de espera repleta de sillas vacías. Se sorprendió agradablemente. Podría recuperar algo el tiempo perdido en el coche. Se sentó en una fila de frente a la ventana a través de la cual se divisaba una enorme chimenea roja. Sacó su iPhone y se inserto los auriculares para escuchar un podcast de ingles. Este invierno sí, seguro, aprendería ingles.

Por fin podría curarse de esta absurda enfermedad, que le llevaba amargando ya veinte años. En los últimos dos años se había hecho realmente insoportable.

Tras unos minutos, se abrió la puerta blanca y apareció una enfermera leyendo una lista.

-Señor Olivera?

-Si?

-Pase a la puerta numero dos y desnúdese completamente.

-¿Como?

-Que se desnude en esa cabina.

-Es necesario? Solo he venido a la consulta, no quiero ninguna prueba.

-Mire, a esta especialidad no se viene a “consulta”. Hay que hacer muchas pruebas, y siempre, siempre hay que desnudarse.

-Pensé que la consulta de “Perdón y reconciliaciones” no era tan complicada.

-Eso es lo que piensan todos…ande desnúdese completamente y no se quite la ropa.

Soren

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s