Cena en tiempos tranquilos

La cena se enfriaba en la mesa, después de esos diez segundos en silencio que parecieron toda una vida. La frase detuvo las cucharas a medio camino entre la sopa y la decepción:

–          Papá, me voy a afiliar a las Juventudes Hitlerianas, lo tengo decidido.

Mi hermano hacía tiempo que estaba raro, esa altanería, el pelo rapado al uno y ese desapego a las viejas tradiciones. Hacía varios meses que no pisaba la sinagoga.

La deriva del país en estos últimos meses no le gustaba nada a mi padre. Las discusiones en casa eran monumentales, aunque creo que no llegara la sangre al rio, supongo.

Anuncios

Una respuesta a “Cena en tiempos tranquilos

  1. Hola, Soren:
    Te dejo este comentario para comunicarte que incluí un enlace a tu blog en el mío. Allí encuentras muchos blogs dedicados a la microliteratura.
    Un cordial saludo,
    PABLO GONZ

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s